16 DE SEPTIEMBRE 2014, 06:24:20 |       

La salud sexual como derecho de adolescentes
.

“Prevenir, decidir, disfrutar” fue la consigna de las IV Jornadas para Adolescentes sobre Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos, organizadas por el Programa de Salud Reproductiva de la provincia de Mendoza durante el 12 y 13 de agosto.
El Centro de Congresos y Exposiciones fue el ámbito de las jornadas que, por cuarto año consecutivo, organizó el Programa de Salud Reproductiva. Participaron de la actividad más de 800 adolescentes de 25 escuelas públicas y privadas de todos los departamentos del Gran Mendoza, pero también de distritos alejados, como Potrerillos. Algunas escuelas asistieron tanto el lunes como el martes; otras, por distancia y disponibilidad, pudieron hacerlo solo uno de los días, pero la lluvia y el asueto no fueron un obstáculo. Estudiantes y docentes (la consigna indicaba al menos una persona adulta cada 15 chicos y chicas) asistieron a lo largo de los dos días a una docena de talleres en los que se informaron y reflexionaron sobre salud sexual, prevención de embarazo y de ITS, VIH/Sida, adicciones, violencia en el noviazgo, diversidad sexual y género, entre otros temas.
 



La realización de las IV Jornadas para Adolescentes sobre Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos estuvo a cargo del director del Programa, el doctor Pablo Alonso, y de las responsables del Área de Capacitación, las licenciadas Bibiana Vangieri y Laura Schuster. Participaron la Dirección Provincial de Maternidad e Infancia, el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, la Casa de la Salud de la Mujer, el Programa Provincial para la prevención del SIDA Y la Asistencia Integral del Paciente Infectado y/o Enfermo por el Virus del Sida (PAPSI), la Dirección de las Mujeres, Género y Diversidad, el Programa Provincial Integral e Integrador en la Adolescencia, el Plan Provincial de Adicciones, el Centro de Educación, Pareja y Asistencia a la Sexualidad (CEPAS), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Programa SUMAR. También tuvieron presencia en las jornadas el elenco teatral La Pericana y el Equipo del Programa de Educación Sexual Integral de la Dirección General de Escuelas (DGE).


“Las jornadas han tenido una buena respuesta. Estábamos preocupadas por el día de ayer que era de asueto para las escuelas después de las elecciones, y la verdad es que ha habido una respuesta bárbara. Hay muchos chicos aprovechando las jornadas, haciendo muchas preguntas, muy lindas preguntas, con docentes acompañando al pie del cañón”, explicó LauraSchuster. Por su parte, Bibiana Vangieri detalló: “Fueron muchas las escuelas que se inscribieron y, como decía mi compañera, fueron muchos los docentes que han acompañado esta actividad y han posibilitado que los chicos participen.Incluso hay escuelas que han hecho sus propias exposiciones”.

¿Qué cambios notan de las primeras jornadas a estas últimas?

LS: Lo primero es que las jornadas ya son conocidas. Hay docentes que empiezan a llamar para preguntar cuándo se hacen antes de que salga la convocatoria. En general, estamos trabajando las mismas temáticas pero sumamos aquellas que nos atraviesan. Este año sumamos diversidad (que ya lo veníamos trabajando), trata de personas, masculinidades y feminidades. Se incorporó el programa ESI, que va a trabajar con los chicos. Estas jornadas tienen una lógica que hace que la gente ya se sepa manejar con ellas, que espere cosas. Eso es algo que a nosotras nos impulsa.

¿Cómo participa el programa ESI? ¿Qué impacto tiene la aplicación de la Educación Sexual Integral en las escuelas provinciales sobre la realización de estas jornadas?

LS: Un gran impacto. Este ha sido el primer año en el que hemos visto el trabajo real en las escuelas, con docentes capacitados y movilizados, con los chicos trabajando. De hecho, los chicos de las escuelas que expusieron las diferentes temáticas han sido acompañados por docentes que están en el programa ESI.

BV: Se suma también que este año hemos tenido un mayor apoyo de la DGE para la difusión. Han declarado las jornadas de Interés Educativo y liberaron las horas para que los docentes pudieran venir acompañando a los chicos, para difundir información en las escuelas. Se van entrelazando Salud y Educación, que era en parte el objetivo de estas jornadas.

¿Cuáles son las actividades en las que ven mayor respuesta por parte de los grupos de estudiantes?

LS: De todo un poco. Se entusiasman mucho cuando en la actividad participa el elenco de teatro. Para nosotras es muy importante contar con La Pericana porque es un elenco con el que, tanto desde la tarea como desde lo ideológico, trabajamos juntos. Con los chicos tienen esa cosa previa lúdica y teatral. Pero nos sigue impactando que, a pesar de lo que se dice de los adolescentes, no dejan de preguntar. No han tenido ningún tipo de pudores en preguntar, tanto sobre VIH como sobre anticonceptivos. No pararon de preguntar, fue fantástico.

¿Qué se llevan ustedes como devolución por parte de los chicos o como desafíos para las próximas jornadas?

BV: Lo que nos llevamos, fundamentalmente, es ver a los chicos buscando participar, ver la producción de los chicos que, además de preguntar, han hecho sus propias intervenciones, participando en dinámicas, presentando videos. Creo que una de las cosas más importantes que nos llevamos es el efecto que esto produce en los chicos, que se ve en las cosas que preguntan, en el compromiso que tienen en las presentaciones, en el comportamiento que tienen, en el interés que ellos muestran y el respeto en función de todo lo que se les está brindando.

 

Diversidad somos todxs

El taller sobre diversidad sexual estuvo a cargo de Camila Lynn y de Nicolás Linares, del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, Área Capacitación, del Ministerio de Salud de la Nación.

¿Cuál ha sido la participación del Área de Capacitación en estas jornadas?

Este año trajimos una dinámica que permitiera a los chicos trabajar y vivenciar experiencias. Nos propusimos incorporar la perspectiva de la diversidad sexual como un eje transversal en todos los contenidos. Siempre lo pensamos como una diversidad inclusiva, en la que todos y todas estamos incluidos e incluidas, también las personas heterosexuales, para dejar de lado la idea de que lo diverso es lo raro o lo otro. Organizamos un taller al que titulamos “Etiquetas… ¿para qué?”, en el cual pusimos en crisis diversas formas de llamar o de etiquetar a las personas por sus prácticas sexuales, por sus elecciones, por sus orientaciones. Jugamos a ver cómo ubicábamos esas etiquetas en diferentescategorías: sexo, género, elección e identidad. La verdad es que tuvimos un resultado muy satisfactorio. Los chicos se engancharon muchísimo, hubo muchas preguntas. La conclusión es: ¿de qué nos sirven estas etiquetas cuando lo genial es poder disfrutar de estas diversas maneras de vivir nuestra sexualidad?

¿Cómo ves la evolución de las jornadas año a año?

Este año fue mucho mayor la convocatoria. Hubo cerca de 800 inscriptos, cientos de chicos participaron de nuestro taller. Tanto las chicas como los chicos están muy atentos a lo que se trabaja en los distintos talleres, hacen muchísimas preguntas. Eso está bueno porque nos abre la posibilidad del debate y de pensar futuras actividades. Permite dar un giro al taller que lo hace más enriquecedor, para ellos y para nosotros.

Recientemente, la DGE ha decidido trabajar en las escuelas con el material de Educación Sexual Integral elaborado por el Ministerio de Educación de la Nación. ¿Cómo ven este cambio desde el Programa que integrás?

Era una acción que estaba pendiente desde hacía mucho tiempo, era hora de que se empezaran a trabajar estos contenidos. Como siempre digo, es algo que está escrito en la legislación de nuestro país, por lo que es necesario que en las escuelas esté esta información. Veo también mucho interés y compromiso por parte de los docentes, así que estoy muy contento con la implementación de esta normativa en la provincia.

Hasta no hace mucho integrabas el Área de Comunicación del Programa Nacional y ahora estás en Capacitación, haciendo un trabajo nuevo para vos. ¿En qué consiste?

En principio, se trata de incorporar la perspectiva de la diversidad sexual como un eje transversal en todos los contenidos. Estamos viendo la posibilidad de crear un área de diversidad que, si bien es algo positivo porque nos va a permitir abocarnos a este tipo de contenidos, genera opiniones encontradas. Si bien pensamos que no deberían existir contenidos específicos de la diversidad porque, como te decía antes, todas las personas estamos incluidas, nos permitiría visibilizar temas que estaban en las agendas de las organizaciones militantes pero no del Estado, y nos daría la posibilidad de abrir las cabezas y sensibilizar a los adolescentes, como ocurrió en el taller de hoy. De cara al futuro, hace falta mucha sensibilización.

¿Cuáles son las grandes deudas de los equipos de salud en este aspecto?

El desconocimiento de la población y de las problemáticas particulares termina generando exclusión, que las personas que intentan acercarse sufran el rechazo. El desinterés médico hace que la gente quede excluida. Hacen falta profesionales más comprometidos para capacitarse y que tengan ganas de abrir las puertas a la diversidad.

 


Las preguntas y opiniones de los 800 jóvenes asistentes expresaron, además de un enorme compromiso con el tema, una amplitud de intereses y dudas que demuestran la importancia y la necesidad de la educación sexual integral basada en información científica y accesible, así como la urgencia de un debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo en el que el aborto pueda nombrarse, no como prohibición y crimen sino como derecho a conquistar.

Etiquetas:
género, diversidad, adolescencia, salud sexual, sexualidad, aborto, VIH

Link permanente:
http://www.edicionuncuyo.com/la-salud-sexual-como-derecho-de-adolescentes


Contenidos relacionados